LA MEXICANA QUE DESARROLLÓ UNA APP PARA AYUDAR A LOS INDOCUMENTADOS A ESTUDIAR

A través de DREAMer’s Roadmap, Sarahi Espinoza agrupa más de 400 becas y ayudas económicas

 para que los indocumentados no frenen sus estudios.

Conversamos con ella sobre los dreamers y sobre cómo sortear las dificultades para ir a la universidad.

Sarahi ha sido reconocida con el premio ‘Champion of Change’ que otorga la Casa Blanca, el Premio del Congreso en 2015, y como una de los ‘30 under 30’, de la revista Forbes. | Crédito: Imágenes cedidas

 

Irene Larraz │ América Sin Muros

En Estados Unidos, cada año se gradúan cerca de 65,000 estudiantes indocumentados de la preparatoria. Sin embargo, muchos de ellos no pueden pagar a la universidad ni acceder a las becas o ayudas económicas por la falta de documentación.

Sarahi Espinoza (Michoacán, 1989) era una de ellos. En 2008, cuando comenzaba a buscar becas para estudiar, pensó que era la única que enfrentaba ese problema. Era residente, pero no legal, y no calificaba para ninguna ayuda que le permitiera seguir sus estudios. “Para mí era muy difícil aceptar que no había asistencia para personas como yo. Entonces pensé: este problema existe, nadie está enfocando en buscar solución. Hay muchos jóvenes que no van a la universidad de sus sueños por no tener la asistencia universitaria necesaria”, cuenta.

La solución que encontró se llama DREAMer’s Roadmap, y tiene forma de app. En ella ofrece ayuda a los estudiantes indocumentados que buscan cómo financiarse para continuar sus estudios compartiendo becas y ayudas disponibles. En 2015 su idea ganó primer lugar en una competencia nacional y obtuvo 100,000 dólares para crear la aplicación. Con ello contrató a desarrolladores y  diseñadores para que la programaran.

Ahora, con unas simples preguntas sobre en qué estado residen, si poseen DACA y en qué nivel de educación se encuentran, la aplicación lanza una búsqueda que filtra más de 400 ayudas para indicar cuáles son las que le sirven. “Queremos traer esperanza para los estudiantes que creen que ya no hay más camino para ellos después de la secundaria, y les ayudamos a continuar con su educación superior”, agrega Espinoza, que ha sido reconocida como una de los ‘30 under 30’, de la revista Forbes.

Una semana después del anuncio del presidente de EU, Donald Trump, de acabar con el DACA, América Sin Muros conversó con ella.

 

¿Cómo se siente frente al anuncio del fin del DACA?

La respuesta corta es triste. Obviamente, asustada, porque yo también era beneficiaria de este programa, y conozco su significado y el impacto que tiene en la vida de los dreamers. Estoy un poco frustrada y molesta, pero a la vez me da gusto porque ahora el Congreso tiene más presión de la Administración y de muchas personas y organizaciones para que pasen una legislación que dé estatus de residencia permanente a los dreamers.

Hemos peleado esto desde el 2001, y han sido dreamers antes de mi generación los que iniciaron este camino. Yo me gradué en el 2008 y empecé a ser activista en 2010, pero antes ya había muchos inmigrantes peleando por el DREAM Act, aunque no ha pasado por la aprobación del Congreso ninguna de las veces que se ha intentado. Pienso que ahora es posible, y estoy muy optimista en que esta vez sí se va a lograr.

 

¿Sigue existiendo el sueño americano?

Sí, esta Administración no puede cambiar eso. El sueño americano sigue y está vivo. Si llegas a este país, te portas bien y luchas, puedes lograr lo que quieras. Y esto se ha visto desde décadas antes de que nosotros estuviéramos aquí. Esta es la belleza de este país, que si luchas por lo que quieres, al final del día y después de muchas protestas, se puede lograr.

Lo hemos visto con otros grupos: las mujeres, que no tenían derecho a votar, las parejas gays, la raza negra. Creo que es la hora de los inmigrantes, es nuestro momento. Por eso hay que seguir luchando para que se pase la reforma migratoria, no solo para los dreamers, sino para todos los inmigrantes. Los dreamers originales son nuestros padres, ellos son los que dejaron todo, llegaron a un país nuevo sin hablar inglés y ellos también se merecen una oportunidad de estar aquí legalmente. Yo, a pesar de que ya tengo mis papeles, sigo luchando por los inmigrantes; ahora me siento aún con más responsabilidad de ser activista, porque con la Green Card tengo un privilegio que la mayoría de ellos no tiene.

 

¿Cómo le va a afectar el posible fin del DACA a DREAMer's Roadmap?

No va a cambiar nada; vamos a seguir promoviendo la educación para quienes quieran estudiar, sean documentados o no. En 3 o 4 meses vamos a agregar otras herramientas para que los estudiantes puedan también comunicarse con otros dreamers de su universidad antes de ingresar. Así, a través de la aplicación, podrán organizar eventos, resolver dudas, organizar grupos de estudio, etcétera. Es un papel intermedio entre Facebook y LinkedIn, una red social, pero enfocada en actividades relacionadas con la universidad. Queremos que los estudiantes puedan crear una comunidad virtual a través de la app y se mantengan más unidos y organizados.

 

¿Cómo influyó su propia experiencia en la creación de DREAMer's Roadmap?

Fue lo principal. Cuando estás terminando la preparatoria y vas a aplicar a becas, a la licencia, a universidades, no calificas para lo que mismo que están aplicando tus amigos. Eso me pasó a mí en 2008, cuando me graduaba. Empecé a buscar becas y no calificaba para ninguna: era residente, pero no legal. Con la aplicación quería ayudar a que cualquiera que tenía el deseo de ir a la universidad pudiera encontrar una beca.

En ese entonces no era tan pública la conversación de ‘soy dreamer’, ‘soy indocumentado’, y yo pensé que era la única persona en el país que me estaba enfrentando a esta situación. Ese es el primer obstáculo y por lo mismo, por la falta de visibilidad, no había servicios públicos ni programas, o en ese entonces no se conocían. El tercer obstáculo fue la falta de información. Me di cuenta que sí había manera de yo poder ir, pero ni mi consejera ni las personas que me orientaron sabían. Había opciones, pero no estaban localizadas.

 

La aplicación ofrece alternativas para los estudiantes entre más de 400 ayudas y becas.

 

¿Cuántas becas se ofrecen en la aplicación?

Ahora hay 400 becas y vigentes, 250, dependiendo de la fecha límite. Nuestra meta es tener una lista actualizada, la mayoría se renuevan cada año, y las dejamos para que sepan que existen y que pueden esperar a que se renueven las fechas. La mayoría de las becas son para estudiantes de la prepa, pero también hay para los que ya están en la universidad y para financiar el doctorado.

 

¿Cuáles son los principales retos que deben superar los estudiantes indocumentados que quieren estudiar?

El principal es el económico: si tienes el dinero vas a ir a la universidad, y si no lo tienes, no vas a ir. Desde ese punto se dan varias cosas, dependiendo tu perfil. Por ejemplo, yo fui la primera en mi familia que entró a la universidad, entonces no tenía orientación en todo el proceso sobre cómo hacer las aplicaciones, las fechas límites... Después, ya que aplicaste, ya que estás en la universidad, ya que encontraste el dinero, llegas y te sientes sola porque no conoces a la gente, y esa es otra de las cosas sobre las que queremos arrojar luz con la aplicación. Queremos que los estudiantes ya tengan esa opción de comunicarse con otros compañeros antes de llegar a la universidad para que cuando están ahí se sientan integrados. Muchos se salen de la universidad por no sentirse a gusto o por problemas emocionales, porque es mucha presión, y es diferente a lo que estamos acostumbrados.

 

¿Esta nueva coyuntura puede hacer que muchos vuelvan a México, donde la educación universitaria es más económica?

Depende de la persona, de cuánto puedan resistir las limitaciones de Trump. Asistencia financiera hay, el tema es saber dónde está y cómo obtenerla. Y ahora más que nunca hay mucha gente donando. Así que depende de la persona y de cuánta información tenga, si siente que no hay otra opción o que no saben cómo hacerle aquí, se van a regresar, pero ojalá encuentren DREAMer’s Roadmap.