SE BUSCAN JÓVENES REPATRIADOS QUE QUIERAN CONVERTIRSE EN DESARROLLADORES DE SOFTWARE

La organización hola < code > lanzó una convocatoria para capacitar en tecnología a 45 retornados.

 El programa de cinco meses ofrece una manutención y la posibilidad de acceder a trabajos con salarios por encima de los 20,000 pesos.

 

 

Redacción │ América Sin Muros

 

Unas pizzas sobre la mesa, cervezas y una veintena de jóvenes repatriados que quieren convertirse en hacks para desarrollar una carrera en nuevas tecnologías. Así comenzó la sesión informativa de hola, un emprendimiento social que busca ayudar a los jóvenes retornados al país a encontrar trabajo de calidad mediante un programa de capacitación para convertirse en desarrolladores de software.

Leni Álvarez, directora de admisión del programa y también repatriada, lo presenta así: “¿Have do you feel ni de aquí ni de allá?, ¿has regresado de Estados Unidos a México y tal vez no has encontrado las mejores oportunidades hasta ahora? Hola < code > es un modelo de educación en desarrollo de software con varias ventajas: puedes conseguir un empleo con un salario de entrada de 20,000 pesos; no pedimos documentos de revalidación de estudios, con lo cual no hay ningún documento que te impida seguir el curso; y ofrecemos un estipendio mensual para que te enfoques en estudiar y no te preocupes de lo demás”, resume.

La iniciativa, que forma parte del acelerador de proyectos sociales Connovo, pretende aprovechar las ventajas competitivas de jóvenes biculturales y bilingües a través de un ‘Boot camp’, un curso intensivo para emprendedores. Durante 5 meses, los 45 jóvenes seleccionados reciben una formación que adapta el currículum del programa de formación Hack Reactor al contexto mexicano. Esta metodología ha tenido tasas de colocación del 98% en Estados Unidos y ha sido replicada con refugiados en Jordania, donde todos los participantes consiguieron empleo al terminar el curso.

Ricardo Varona, un joven repatriado que piensa aplicar al programa, cree que esta es una gran oportunidad para mejorar su situación. “Hola < code >" ofrece la posibilidad de volver a soñar y perseguir nuevamente las metas que dejamos atrás. Esto ayudará a la comunidad binacional a salir adelante y a ser exitosos en nuestro país sin vivir en temor de ser reprimido por no tener papeles”, asegura.

 

Una veintena de jóvenes acudió a cada una de las sesiones informativas de Hola < code >. Fotos cedidas.

 

 

Aprendizaje de inmersión

Las condiciones son básicas: no se requiere conocimiento previo de tecnología, el estudiante no necesita contar con ningún título previo, y además recibe una manutención mensual de 5,000 pesos y tres comidas al día, salvo el primer mes (CodeRamp) donde el estipendio es de 4,000 pesos a modo de periodo de prueba. El único requisito es hablar inglés.

Álvarez comenta que con esto buscan facilitar el proceso para los jóvenes repatriados y evitar la burocracia de trámites que por lo general el retorno lleva consigo. “Buscamos talento en potencia, no importa que no sepan nada de tecnología, nuestros capacitadores tienen la idea de llevar a alguien de 0 a ‘Full-Stack Software Development’”, señala el anuncio de la campaña de reclutamiento.

El ‘Boot camp’ apuesta por un modelo de inmersión en el que el estudiante no solo recibe capacitación en tecnología, sino también acompañamiento psicopedagógico, desarrollo de habilidades blandas, y hasta clases de yoga o rutinas de ejercicio. “Queremos combatir el estereotipo de que los programadores no saben comunicarse o relacionarse y por eso hemos diseñado tareas en pares o en grupo y actividades que no están relacionadas con la tecnología ─plantea Álvarez─. Es un curso intensivo de lunes a sábado, de 9 a 9, pero es muy dinámico, la idea es que estén todo el tiempo activos”.

 

‘Sin manutención no hay retención’

En Hola < code > tienen el lema de que ‘sin manutención no hay retención’, y han apostado por un sistema de “colegiatura basada en el éxito”, en el que los estudiantes reembolsan el costo de la colegiatura cuando ingresan a un trabajo en el sector. Con ese dinero, la organización puede seguir financiando los estudios de más jóvenes el curso siguiente, replicando el modelo en cada ciclo. “Queremos darle una manutención para que no haya nada que bloquee que puedan continuar con sus estudios”, añade la directora de admisión.

Desde Connovo ya han impulsado alianzas con empresas tecnológicas para que reciban a los jóvenes egresados, y prometen salarios de entrada superiores a los 20,000 pesos, según el promedio del sector.

 

El programa ofrece un estipendio mensual de 4,000 pesos durante el primer mes y de 5,000 pesos los cuatro meses siguientes.

 

Con este sistema, la organización quiere acabar con los trabajos precarios que dinamitan los sueños con los que llegan los jóvenes repatriados y ofrecerles posibilidades de una movilidad social que les permita conseguir empleos bien remunerados. “Muchos de los que vuelven entran a trabajar en call centers o como profesores de inglés, y se quedan atrapados en esos trabajos mal remunerados”, puntualiza Leni, quien señala que con hola < code > se espera que pasen de salarios de unos 350 dólares mensuales a 1,300 dólares. “Nuestros socios de contratación se han comprometido a mantener salarios adecuados, y además es un sector en el que hace falta mano de obra”.

 

¿Cómo aplicar?

El curso comienza el 20 de noviembre y las inscripciones están abiertas a través de su página web. Mientras tanto, la organización tiene previsto organizar nuevas sesiones informativas para los interesados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *